ANDEP

 

Asociación Nacional de Preescolar

 LEY Primera Infancia 1804 DEL 02 DE AGOSTO DE 2016

Sobre esta nueva Ley

* La primera infancia como una población prioritaria para el Estado, dado su carácter estratégico para el desarrollo y la sostenibilidad del país.

* La articulación intersectorial como mecanismo fundamental para lograr la concurrencia de propósitos y recursos en torno del desarrollo integral de los niños y las niñas desde la gestación hasta los 6 años.

* Esquemas de gestión y financiación que permitan avanzar hacia la universalización de la atención y el ejercicio pleno de los derechos de la primera infancia.

* Una visión clara sobre el desarrollo esperado para nuestros niños y niñas durante este periodo de vida, y de las líneas de trabajo gubernamental y social necesarias para alcanzarlas.

* Una intervención diferenciada sobre la realidad, problemáticas y potencialidades de la primera infancia en espacios rurales, y de aquellos niños   y niñas que pertenecen a   grupos   étnicos, o que se encuentran en condiciones de discapacidad.

* Posibilidad de que sea una construcción conjunta, con implementación armónica efectiva y coordinada de la Política de Primera Infancia con las diferentes entidades, agencias, organismos, sociedad civil y espacios de concertación de grupos sociales o étnicos o de trabajo interinstitucional que aborden temas relacionados con la primera infancia.

Importancia

*  Fortalecer el marco institucional para el reconocimiento, la protección y la garantía de los derechos de las mujeres gestantes y de los niños y las niñas de cero a seis años de edad.

* Darle continuidad a esta iniciativa de más de cinco años en el nivel nacional.

* Avanzar progresivamente en temas de calidad y en la cobertura universal de la atención.

* Vincular a los alcaldes y gobernadores de una manera concreta de cómo implementar el Código de Infancia y Adolescencia.

* Abrir camino con visión de largo plazo para lograr desarrollo integral en los niños y las niñas en primera infancia.

* Organizar la institucionalidad nacional y local.

* Consolidar esta política como referente internacional y como modelo de gestión de políticas públicas a favor de la infancia.

* La importancia de elevar a la categoría de Ley a la Estrategia De Cero a Siempre radica en la necesidad de dar mayor respaldo legal a la responsabilidad que tienen el Estado, la sociedad y la familia respecto del goce efectivo de los derechos de los niños y niñas de cero a seis años de edad, así como incrementar la sostenibilidad política y financiera de las acciones que se emprendan para tal propósito en el largo plazo.

Resumen.

La atención a la primera infancia debe ser integral, y la Integralidad debe verse en el marco de lo poblacional, esto permite reconocer a la niña y al niño en su ciclo vital, en sus dimensiones humanas, en su singularidad. Permite   comprender   que   son   diversos, con   intereses   y   necesidades   particulares, con   capacidades   y potencialidades, y con un papel activo en su desarrollo y en el de sus entornos. Desde los derechos la Estrategia tiene en cuenta la integralidad de sus características: universales, indivisibles, interdependientes, irreversibles, progresivos, exigibles e irrenunciables. En la manera concreta como se manifiestan los derechos en la vida de los niños y las niñas, la estrategia de Cero a Siempre las ha denominado realizaciones.  La garantía de los derechos de la niñez constituye el elemento central de la protección integral y por lo tanto de la Política de Estado para el Desarrollo Integral de la Primera Infancia De Cero a Siempre. Para la Política, la razón de ser de los derechos trasciende el hecho de su enunciación, ya que, como condición del desarrollo integral, implica su materialización efectiva en la vida de los niños y las niñas. Un cuarto elemento para analizar la integralidad, está relacionada con la gestión, porque además de tener como centro a las niñas y los niños sujetos de derechos, les ubica en los territorios y escenarios específicos en donde trascurre su vida cotidiana. Estos son el hogar, el servicio de salud, el centro de desarrollo infantil, los espacios públicos, recreativos y comunitarios, donde trasciende la mera coordinación interinstitucional que suma o articula acciones atomizadas, sectorializadas y descontextualizadas, procurando que la labor de cada actor se configure desde su especificidad, y en relación con la especificidad de las demás, y ocurra de manera intersectorial, concurrente, coordinada y corresponsable. Igualmente, la integralidad de la Estrategia se manifiesta en la atención porque asegura que ésta sea acorde con la edad, contexto y condición de los niños y niñas y sea simultáneamente disponible, accesible, de calidad, incluyente y sostenible.